jueves, 25 de octubre de 2012

Paseando con un fantasma

Cuenta la leyenda que hace muchos años, cruzaba por la calle Viento un fantasma.  Según los que le vieron, no tenía pies y cubría su etéreo  cuerpo con una larga sábana blanca,  coronando su  cabeza con unas velas mortuorias.

 Al atardecer, cuando caía la noche,  salía sigiloso. Dicen que pasaba por delante  de la iglesia de la Encarnación y  alcanzaba las rejas de la Virgen donde da comienzo la calle Viento.  Y allí, se persignaba, avanzando calle abajo como alma que lleva el diablo.

 En su carrera, asustaba a todo aquel que había osado salir de su casa con un grito desgarrador.  Ya no  jugaban los niños en la calle Viento. Los padres asustados  los escondían en sus casas, por temor a que el fantasma se los llevara.

A nuestro osado espíritu, los encalados muros de la calle  le saludaban bien entrada la noche, iluminados por las velas que  en su cabeza portaba.  Las  imágenes religiosas  alojadas en las murallas,  le veían pasar como una exhalación, siendo  testigos mudos de su paseo fantasmal.

Pero ni la Virgen del Rocío, ni Nuestra Señora de Triana ni siquiera Jesús del Gran Poder, consiguieron aplacar  a esa alma en pena que vagaba por la calle Viento.

¿De quién huía ese espectro inquieto? ¿A quién buscaba ese ser atormentado? ¿Por qué atravesaba todas las noches ese pasadizo  dejando tras de  sí chillidos de espanto  de todos aquellos  que osaron desafiarle?

Una preciosa noche,  un valiente le siguió. Escondió un estilete en su capa y  en el callejón se adentró  persiguiendo al fantasma.

Y así relata la leyenda  lo que contó de su  hazaña: “Una bella y  joven amante, sin sábana, le esperaba con ansía  al final de la calle, desapareciendo los dos  tras el gran portalón de su morada"
KPSolero
OCTUBRE 2012

4 comentarios:

  1. Leyendas urbanas que permanecen en la mente de la gente antigua, exentas de derechos de autor...

    ResponderEliminar
  2. Me gusta como lo has redactado, le has dado buen ritmo y hasta algo de rima, enhorabuena Kika. Esto demuestra que eres "original".

    ResponderEliminar
  3. Que bueno el relato, Kika! Y me encanta el fantasma. Perfecto para noche de invierno. A ver cuando nos reunimos y nos lo cuentas con tu potente voz.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho este relato, Kika. Sobre todo cuando lo lees con tu voz profunda y sugerente...

    ResponderEliminar