sábado, 24 de noviembre de 2012

La leyenda del Camino de la Media Luna






Recién cumplidos los 17 años me dio por vivir despacio, explorar a pie las montañas cercanas, disfrutar con cada minucia inútil que se me cruzara, por tomar notas y charlar con los desconocidos y chalados.


Precisamente desconocidos y gente extraña no faltaban en ese campo quieto y torturado por las estaciones, de modo que de repente me encontré, sin necesidad de viajar, en el paraíso de las historias inventadas. 


Las venía oyendo desde pequeño, así que muchas ya me sonaban, las escuchaba de mis primos mayores durante los largos paseos a caballo. Las relataba el tractorista, el Moro, ese personajillo con piel de reptil y desdentado, mientras revisaba el motor de su tractor. 


También se relataban en esos cuartos desnudos y con pequeñas chimeneas de esquina, que tanto abundaban por la cortijada, y que me atraían poderosamente desde pequeño. Historias de cortijos fantasma, de gentes desaparecidas, de muertos que aparecieron vareando olivos. Eran el tema favorito de conversación de Angustias, la cocinera, con su vecina la Jaima, deslenguada y siempre lista para saltar como una víbora, y otras desoladas viejas de los caseríos más altos, que al caer la noche bajaban como grupos de cucarachas a las casas cercanas al rio.


Yo me solía hacer el ausente, pero estaba atento a los detalles, los nombres, los sitios, qué tragedia, quién murió, a quién se le disparó la escopeta, qué caballo se escapó.


Una noche heladora de enero, eché una mano a Juanillo el Cojo, mientras él recogía a las bestias y las iba repartiendo por las cuadras, yo esparcía paja en el suelo con el rastrillo grande, para que los animales no durmieran encima de las piedras desnudas. De todos los personajes de la cortijada, el Cojo era el más siniestro, el de lenguaje más difícil de entender y el de mirada más nublada.


Entre los dos encendimos la pequeña chimenea al fondo de la cuadra principal, donde dormían las mulas pardas, y recuerdo que me contó la única historia que no he necesitado apuntar para tener que recordarla: la leyenda del Camino de la Media Luna. Recuerdo que me metió tanto miedo en el cuerpo que ni me atreví a salir al patio oscuro a por más leña. Recuerdo que era una noche quebrada y que el valle gritaba su silencio....



                                                                       

5 comentarios:

  1. Espero que sigas la historia. Me encantaria hablar con el Moto, El Cojo para oir sus leyendas! Estare esperando ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Kika, estoy en la labor de la segunda parte....por cierto propongo que renombremos el blog: que lo llamemos el "Blog de Kika, Dani y JM", bueno tambien de Elena, qué os parece? :-))

      Eliminar
    2. Uhmmm! Siento un ligero tono irónico...

      Eliminar
  2. Me gusta el relato porque no pasa nada, pero intriga y quieres saber más. Y sobre todo porque el estilo es muy tuyo y por que el lector se encuentra totalmente en ese paraíso de las historias inventadas, que es la frase que más me ha gustado y que me gustaría robar.
    Feliz noche!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta tu relato. Esa ambientación de pueblo antiguo, perdido en el tiempo. Espero ansioso una segunda parte. Que conste que no quiero meter presión.

    ResponderEliminar