martes, 4 de diciembre de 2012

Deseo frustrante



-       ¡Menos mal, ya era hora! Estoy tan cansado, que ya empezaba a pensar que te olvidarías de mí –protesta el viejo cascarrabias.
-       Eso no te lo crees ni tú –y acercándose le toma la mano-. Venga, vámonos que tengo mucha prisa.
-       Espera, un momento ¿es que no me vas a dejar despedirme? Tengo todavía tantas cosas que decir.
-       Eh, ¿por quién me has tomado? Lo que no hayas dicho hasta ahora, ahí se queda. No haber postergado tu despedida.
-       Dichosa y terca Parca. Ojalá hubieras tardado solo un poco más –y expiró el odiado anciano.


(Aquí están mis cien palabras)

6 comentarios:

  1. en tan pocas palabras, cabe la vejez, la impaciencia de los mayores, y la de la muerte....

    ResponderEliminar
  2. Inteligente. Tú, la Parca no, ella solo hace lo que puede y a traición.

    ResponderEliminar
  3. Fabulosa esta entrada en tan abreviadas frases narrar un Adiós
    Saludos desde Abstracción texto y Reflexión

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  5. Por favor, de momento aparca la parca

    ResponderEliminar
  6. Ya sé lo que tengo que hacer: aparcar la puerca parca a la puerta.

    ResponderEliminar