domingo, 13 de enero de 2013

El poder una imagen

Quedó el tiempo congelado
en el pulso de un momento;
tu mirada se hizo física
y en las manos, la sostengo.
Hoy la miro sin descanso,
los ojos, mucho más viejos
ven lo hermoso de tus ojos
que en la foto, siguen nuevos
y tan llenos de luz verde
como el florecer primero
cual primavera alborada
al terminarse el invierno.
No me canso de mirarla
porque no hay nada más bello
que tu sonrisa de mar
de nieve del mes de enero,
que una tarde soleada
llenando de luz tu pelo;
una escultura sublime
que en papel congeló el tiempo.
Cierro los ojos y paro,
sonrío y a la vez pienso,
que aunque pasen muchos años
aquí no cambia tu aspecto;
aquí tu belleza eterna
darán vida a mis recuerdos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario