domingo, 27 de enero de 2013

La sombra de las sombras.

Te amé con la locura que inventé
para tapar tu manto de apariencia
que escondía lo malo de tu esencia
cual falta de azúcar del café.

Hablando del pasado, te adoré;
eras tú quien giraba mi existencia.
Mas vino tu silencio y tu ausencia
y en la herida intenté seguir en pie.

Fallaron las palabras de consuelo;
de silencio llenaste tus maniobras
que en mi alma, derramaron fuego e hielo.

El dolor aún se siente en tus obras
pero yo, me retiro de este duelo
quedando como sombra de tus sobras.

4 comentarios:

  1. Hola mi querido poeta sureño, darse cuenta de que eres menos que nada en la vida de alguien, cuando en un momento fuiste su sistema solar, es realmente duro y doloroso.
    Por más lecciones que aprendamos, somos tan imperfectos que volveríamos a caer en la misma falta, una y mil veces si el corazón nos lo dictara. Somos un caso a estudiar, sin duda alguna jeje
    Ten un buen inicio de semana mi querido Juanjo, precioso soneto aunque triste, se percibe la resignación a través de las letras.
    Besitos azules con aroma a jazmín, muassssss♥

    ResponderEliminar
  2. Ha desembarcado en el blog de los poetas urbanos la Armada Poética: Kanet y Juanjo, con vosotros dos participando el nivel de las entradas de poesía sube de repente.

    ResponderEliminar
  3. José Maria, eres un adulador jeje pero no te voy a negar que no me guste jejeje aunque estaré fuera de juego unos días, me he lesionado. En fin...
    Gracias por tus palabras, besitos agradecidos, muasssssssssss

    ResponderEliminar