lunes, 28 de enero de 2013

VAMPIROS SEDIENTOS



Las alas se me desgarran
a cada minuto que pasa,
no se hallan ajenas
a tanto malestar.
El entorno se corrompe,
cada vez van anidando
más vampiros sedientos
de sangre fresca,
y a falta de ésta
se van cebando
en las mismas presas.
Siempre las mismas,
una y otra vez nos desangran
y nos desgarran poco a poco,
para alimentarse ellos
y a su prole, muerta de hambre
y sedienta a su vez.
El cielo ya se vuelve violáceo,
pues nublan y oscurecen a su paso,
negándonos la luz necesaria,
negándonos la vida.
Con sus escrotos repletos
van fecundando el mal por donde pasan,
sin ver que agotan y marchitan
lo que viene a ser el sustento de mañana.
Canallas venidos de otros tiempos
que juegan a ser dioses
y no saben que son tan mortales
y frágiles como cualquiera de nosotros.

(KANET)


1 comentario:

  1. ¡Hay que ver...! Unos vampiros sedientos asustando
    con sus repletos escrotos a una sutil mariposita
    azul...

    ResponderEliminar