lunes, 11 de marzo de 2013

Un Beso de Pelicula


Desde pequeña soñó con ser actriz.  Su aspecto físico le ayudaba.  Era un joven alta, con un cuello largo  siempre adornado por un viejo cordón del que colgaba una concha recuerdo de su madre fallecida cuando era pequeña.  Los ojos verdes achinados casi desaparecían cuando sonreía y su melena, una melena rizada y pelirroja , la hacían inconfundible a los ojos de los demás. Unas piernas largas y perfectas delataban sus veintidós años.

Vivía en Almería. Su padre trabajaba como carpintero en Tabernas, concretamente en el Desierto de Tabernas, un paraje desértico elegido por muchos directores de cine para rodar escenas de exteriores. Allí, entre actores vestidos de indios y vaqueros, descubrió que su vida iba a ser esa. Sería Actriz. Hacía pequeños papeles.  Le gustaba el olor a pólvora, sentir el suave cuero en su piel cuando se vestía y cubrirse el pelo con una peluca de trenza larga y  negra. Todavía podía incluso revivir  la ligera irritación que le producía en la cabeza cada vez que la usaba. 
Añoraba el viento del desierto cuando soplaba en ese pequeño pueblo  de madera,  a veces fantasmal y mudo ,  y otras,  lleno de chapoteos de carruajes pisando el barro y extras con sombreros de cowboy , pistoleras y botas con espuelas. Y como no, el sonido de las balas de fogueo.

 Esas tardes con su padre en la oficina del Sheriff discutiendo de materiales y emplazamientos mientras aserraba listone, esas tardes,  consiguieron que el olor a madera le acompañara siempre.

Su película preferida,  Lo que el viento se llevó” y su beso favorito,  el que daba Gary Cooper a Vivien Leigh cuando regresaban a Tara después de la guerra. Si ella conseguía hacer sentir ese beso de la misma forma, habría conseguido su objetivo.

Y hoy, a punto de estrenar su primera película junto a uno de los grandes actores del momento,  solo pensaba en ese beso y en lo que significó en sus duros inicios.

El  beso de un sueño.

Kika PSolero

 

 

3 comentarios:

  1. He estado de viaje y muy liado por eso pido disculpas por no haber comentado, algo que siempre me gusta hacer.
    Kika:mejoras muchísimo últimamente, se ve el trabajo de los talleres de escritura y tu esfuerzo escribiendo en tu soledad.
    Esta mini-biografía que cuentas aquí está muy bien relatada. Sin ñoñerias ni detalles superfluos. Has sabido meter la tijera para contar lo necesario. Y tiene toques liricos muy sutiles.
    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. El beso de Gary Cooper con Vivien Leigh quizás nunca existió;
    Gary no actuó en en "Lo que el viento se llevó",
    el galán de turno fue Clark Gable.
    Confusión o ficción.

    ResponderEliminar