miércoles, 24 de abril de 2013

Donde habita el amor

El camino se hace blanco
con piedras de un gris oliva.
La casa va bordeando
un descuidado jardín.
En el porche, recostada
en silla que bambolea,
una niña, ojos oscuros,
que no se quieren dormir.
A sus pies dormita un perro,
pelo pardo, hocico gris;
el sol se escurre entre ellos,
acariciando el jazmín.

2 comentarios:

  1. Isabel, cada vez más poeta¡¡ bonita la casa y ¿quién es la niña de ojos oscuros?

    ResponderEliminar
  2. Buen poema, ese juego con el verso de arte menor y la casa andaluza! de donde te has inspirado?

    ResponderEliminar