jueves, 11 de abril de 2013

TU ESPALDA EN LA PARED


Tu espalda en la pared, cansada, dormida

Mis manos en las tuyas, rescatadas, dibujadas

De qué rama colgara tu nido resquebrajado, nómada, perdido

El café te espera, humeante, aburrido

La pared te aguarda, sucia, marchita en el tiempo

Mi mente cruzará la red y te buscará entre los miles de nombres expuestos

Y tus letras buscaré en la pantalla, bailando, jugando a perderse

El viento jugará con tus ojos verdes huidos, ciegos, pero anhelantes

Tu espalda en la pared, cansada, dormida, despertaré al fin.


KPSolero
Abril 2013

6 comentarios:

  1. Si las paredes hablaran... como hablan los tejados, elegiría un nombre de los miles expuestos para hacerlo protagonista de su historia. Me gusta la alusión al café y fíjate que tontería, me gustan los personajes de novela que se preparan un café cuando atardece, en 1Q84 el personaje de Tengo Kanawa es un ejemplo genial. El epíteto aburrido le da un extra de significado. La pared tiende a moverse, buscando ese despertar final para seguir sintiendo la espalda y contando su historia.

    ResponderEliminar
  2. tendré que trabajarlo un poco, pero me gusta la idea. Gracias Juanjo.

    ResponderEliminar
  3. "Mis manos en las tuyas, rescatadas, dibujadas"."El viento jugará con tus ojos verdes huidos, ciegos, pero anhelantes". Elijo estas dos frases, pero todo el poema es bellísimo.

    ResponderEliminar