miércoles, 1 de mayo de 2013

Una aclaración algo necesaria sobre Volges Solijaro.

Lo primero, pedir perdón porque sería la tercera entrada que subo en prácticamente menos de una semana y me parecen demasiadas creo, lo hago por verla un poco necesaria pues creo que tres -como han ido siendo subidas- me parecen muchas y quito el espacio que otro compañero/a necesitara para subir su buen trabajo. Por ello, perdón.


Recientemente he subido poemas de dicho poeta, ¿por qué? pues se debe a que sí, podría hacerlo él mismo, cierto, pero todo se remonta a cuando nos conocimos. La vida encierra misterios, haciendo de ellos su belleza, nuestro encuentro fue uno de ellos. Nos conocimos casualmente en un bar (no quiero comentar datos sobre Volges por la explicación) tras un evento poético, hablamos y nos fuimos comprendiendo, de manera que entablamos una buena amistad rápidamente. Él, al igual que yo, comparte un romanticismo en su poesía pero a diferencia del mío amoroso y tal, es como yo le definí, un "romanticismo melancólico". Sus versos toman cierta añoranza por el paso del tiempo y no haber podido disfrutar de la vida y sus oportunidades como le fueron brindadas, entonces, ya tarde, no puede recuperarlas y más que sus errores y aciertos cometidos, son los que no ha cometido aquellos que les pesa e hiere. Entre los motivos que hace que sea yo quien suba sus poesías es por lo que una vez me dijo: "Jorge, cuando leo a otros poetas que lamieron con esta misma lengua el fracaso o el olvido, o incluso ambas, solo nos queda luego el misterio -si nos llega lo suyo escrito- de no saber quiénes son y pensar, soñar, si fueron como nosotros en su temblor humano. Por eso, si me conociesen no como el poeta que suscitó a un joven y éste quiere rescatarlo, crear una pequeñísima y bastarda leyenda para al menos unos pocos que aprecien la literatura; si me conociesen como el loco desdichado, mediocre, y cansado que soy e intenta hacerse oír, perdería el poco misterio que encierra cuando solo se es una sombra sin nombre o rostro." Esta charla, la verdad, que la tuvimos bastante después, tras el tiempo además del profundizar uno en el otro. Lo que sucede es que se avergüenza de sí mismo, no por ser poeta sino por ser persona, por eso quiere que se le oiga como poeta. Lo único que le queda.


Por eso primero quiso que dijese que eran míos, así borraba toda huella suya como persona. Mas, al menos por mí que soy menos humilde que él -lo considero a mi parecer- , he dicho tras convencerle el decir que son suyos y su vida la iré explicando tras cada vez que suba poesías o textos suyos, sin dar nombres, rasgos, ni datos suyos de identidad, ya no por mí, sino porque él mismo me lo ha pedido. También quisiera saber lo que os parece, y espero no molestar a nadie por hacer esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario