jueves, 20 de junio de 2013

ENTRE TRENES Y COLMENAS.

Éste es uno de los poemas de los que me siento más orgulloso, espero que lo disfrutéis. Gracias y saludos.

ENTRE TRENES Y COLMENAS.


I-“Aguijonada espina como verso”

La abeja es una flor con una espina
de escasamente gran letal belleza,
acaso en su labor como asesina.
Mátame, mátame con su tristeza,
mátame en la distancia que destina
todo pétalo a donde todo empieza,
 al verso aguijonado y moribundo
sobre algún labio. Muerto en lo profundo. 


II-"Tren hacia precipicio y distancia"

España es perdición entre badenes,
sentirse carcelera en cada paso;
la ignorancia oprime entre sus trenes
luchas, vuelos, de algún amor escaso.
Yo quiero que descarrilada truenes,
patria, de libertad y del acaso
tu rayo primerizo. Que me encuentre
sin más rumbo o billete que tu vientre. 

III- "Carta de un niño guerrillero"

Será revolución tu "post-office",
tu matasello sobre la ignorancia;
todo va bien se sella, ay, se dice
para - como mentiras de la infancia,
quimérica obra- nada cicatrice;
y sus tren nos consuma de distancia.
Que no se pierdan cartas de aquel niño,
sin más puño y letra que tu cariño.


IV- "La adicta derrota sobre el héroe"

Cuando en tu beso opáceo* te vienes,
ay, en materia del cuchillo acaso,
ay, en néctar doliente sobre sienes
-abeja carcelera de fracaso-,
en las alturas de tus labios tienes
al amor ignorante: muerto y raso,
resonando tu adicta aguijonada.
Choque, misterio, espejismo, nada.

opáceo: no existe esta palabra, es una invención mía entre opiáceo y opaco, donde con el primero transmite esa adicción, alude a lo adictivo, y con opaco alude a lo material, aquello que consta de materia voluminosa como para no traspasar la luz.

V- "la vid de tu hambruna"
Yo estuve aquí, España, sobre el suelo
que de nada rezuma -sí, de nada-,
en este parque -ay- en este anhelo
de ti misma. Y tan abandonada
en tu tacto a cadáver terciopelo,
muerte silvestre, en ti misma enterrada;
sin más prado ni voz desoladora
que el hambre y el silencio de quien llora. 


VI- “Abeja de un cupido obscuro”

Una abeja me tiene tan grabado
yo que sé qué panel –corazón- yerto,
de su escaso rugido en el costado,
Con su vuelo hiriendo de concierto
toda miel –toda vena- a cada lado,
y que en su picadura me halle muerto
si de amor o inexistencia rabio,
al más mínimo roce de algún labio.



VII- “Una flor abrirse, solo eso" 

Solo una flor abrirse cautelosa.
Un yo qué sé desconocido nombre
no importa en su danzar suave, porosa;
cada pétalo deja que me asombre
con destello de lenta majestuosa,
hasta el tallo originario del hombre:
la vida, la insignificante vida,
a cualquier aire débil y abatida.

VIII- “Dolor en la despedida”

El tren es una abeja prolongada,
acero sobre herida que consume
nostalgias del adiós en la mirada.
Ay, nostalgias a paso de perfume,
viaje de picadura perfumada
que con distancia húmeda me asume.
Tal vez otra mejilla te recuerde
este cuerpo, esta tierra, llorosa y verde.


IX-“Lanzas de pecar de herida”

De aguijones de nostalgia
edifiqué lanzaderas
con dolorido recuerdo
lanzadas sobre mis penas.
Déjame, por favor, déjame
a la abeja que me acecha
de algún corazón podrido
por lo adictivo del néctar,
y por su dulce veneno:
los pecados de la tierra. 
De aguijones de nostalgia
edifiqué la colmena
para la estación de los trenes
que me pisan como fieras,
que en mi vida no se escapan,
no. Su crimen por mis venas.
Que algún tren al precipicio
siempre, siempre me condena,
con distancia consumiéndome
los pecados de la tierra.


X-“ 

Si esta flor que en mi corazón se enreda
al mismo paso fiel de tu recuerdo,
en mi mente. Mavie, si acaso pueda
-no sé- como una abeja que pierdo,
dolorosa, en mi herida ¿qué me queda
Sino solo una espina al lado izquierdo,
atravesándome con su veneno
Desde el beso al alma con que peno?

2 comentarios:

  1. Pues sinceramente Jorge, entiendo que te sientas orgulloso de estos poemas, es de un nivel buenísimo, es un placer leerlos, están muy trabajados, me he quedado asombrado. Es una fiesta de la palabra.

    Enhorabuena pero de verdad !
    Sigue así Jorge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta saber tu opinión! espero que todos disfruten de la lectura de estos poemas. Muchísimas gracias Jose María! como siempre lo que sí es un placer es poder contar con tus comentarios y opiniones que me reconfortan, gracias! Es cierto que las he trabajado bastante, son octavas reales menos un romance, las octavas reales son una estructura que acompañada del soneto me tienen encandilado. Gracias y un fuerte abrazo amigo!

      Eliminar