miércoles, 6 de noviembre de 2013

WhatsApp vs guasa.


Yo no quiero tener whatsapp,
porque guasa tengo mucha
y me muevo entre la lucha
para los que estén en casa
con personas a su lado
hablen usando las voces
y se dejen de dar coces
a esa mierda de teclado.
Frente a frente en el sofá,
ni siquiera estando juntos,
sí se mandan los adjuntos
y no dejan de mirar
el mundo en una pantalla
sin colores naturales
pero llegan los mensajes
y con júbilos estallan.
Se declaran por el whatsapp,
todos los adolescentes,
pobrecitos, inocentes,
tomándoselo con guasa.
Yo lo miro con asombro
de que lleguen las respuestas;
sí, dice que le contesta...
esto es algo que no nombro.
Cuando salen ella y él,
después de escribirse "sí"
no se paran de escribir
idioteces a granel,
cada uno a su pantalla
y ahí transcurre la batalla.
¿Recuerdas aquel romance,
qué movió tu corazón
al compás de una canción
y te puso hasta mi alcance?
Yo no alcanzo a imaginar
qué sería de nosotros,
si no viera yo tu rostro
si me tienes que dejar,
y me atrevo a suplicar,
no me dejes por el whatsapp,
no me dejes sin tu guasa.

2 comentarios:

  1. Se pierde tanto calor humano que ello se vuelve inhumano. La tecnología esta bien usada con medida, a la que uno traspasa la raya de lo razonable, entras en una espiral que te engulle y de la que solo sales con mucha fuerza de voluntad, pegando un puñetazo en la mesa diciendo "basta".
    Cuanta razón tienen tus palabras, cuanto se ha perdido por su causa...
    Besitos a manos llenas Juanjo, muasssssssss ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suscribo todo lo que dices y que ya está implícito en el texto. Esto ya se ha pasado de tuerca. Si mi abuelo levantase la cabeza, creo que la volvía a agachar por la pérdida de humanidad que estamos experimentando. Yo, por lo pronto, no quiero tener Whatsapp, pero reconozco que lo he tenido, eso sí.

      Un beso enorme, mi querida amiga. Que tengas un día de sueños cumplidos.

      Eliminar