sábado, 21 de diciembre de 2013

Él, blanco

No le gusta asumir riesgos, por eso va siempre de un blanco exquisito. Hoy incluso me humillé para calzarle sus zapatillas de “tierno blanco” (así las llama Él). No me extraña que no entienda de colores, no va más allá del amarillo, y este siempre del mismo tono, fijado hace siglos, el amarillo de los testamentos.

Esta mañana se levantó despacio, todas las mañanas se levanta despacio. Yo Lo levanto despacio. Si no lo despierto yo creo que se quedaría inerte y de cartón en su cama solitaria de dos por dos. O quizá abriría los ojos cuando el sol de las nueve y media atraviesa los ventanales del palacio para llenar todo el vacío y calentar el aire tan viciado. Yo descorro las cortinas de esos ventanales, yo Le lavo esa cara transparente, yo le acerco el crucifijo, yo le hago todo a Él. Y cuando está en pie, limpio, desayunado y rezado, es como un Sol de Medianoche, un Broche de Oro, una Sábana Inmaculada. Todo eso se lo inventa Él, le gusta decírselo a Él mismo. Se lo repite todas las mañanas en mi fría e íntima presencia, magnífica presencia ausente. No se atreve a decirlo al resto del mundo. Algunas tardes, cuando ya ha recibido a todos y rezado todo lo rezable y se tumba agotado de vivir, me murmura muerto: “Hermana, a veces creo que soy la Música del Señor, ¿usted no me ve como el Siervo de la Verdad?, no me mienta, más que humano ¿no parezco la Imagen Viva del Creador?”, entonces cierra la boca derrotado, y yo le miro con pena, y algo de odio, por qué no. Todas las esclavas odiamos un poco. No le contesto, me quedo derrotada a su lado, con los ojos también cerrados y una mueca apenas sugerida atravesada en mi rostro. Un rostro no mirado, que solo mira, a Él. Un rostro olvidado por mí, un rostro de museo cerrado, polvoriento. Pena.

Él es Uno, Todo, la Noche y el Día. Yo no soy más que nada, ni la nada algunos días, siento que ni estoy. Desde mi escritorio veo como oscurece la ciudad al otro lado de la plaza, primero oscurecen ellos del otro lado, al oeste, nuestro palacio oscurece el último, al este. Mis ropas negras ya no se ven. Hay un silencio adictivo aquí dentro y los francotiradores de la noche ya se van situando en las azoteas de la mentira, ahí fuera. Triste.

Le pondré una cena ligera, frugal como la de un ángel. Y se irá a su cama fria.

Él, blanco.

(más sobre Él, antes de Navidad)

8 comentarios:

  1. El que sirve a Él, blanco, ¿No es un hombre? Ignorante soy por naturaleza, así que enmienda mi acierto esquivo. Bueno, sigue dando pistas, a ver si averiguo quién es. Felices Fiestas.

    ResponderEliminar
  2. ¿un hombre sirviendo a Él?,¿acierto esquivo? huy, huy, que te hacen falta unas vacaciones! jajaja ¡léelo otra vez Dani!
    Felices fiestas!

    ResponderEliminar
  3. A mí también se me escapa esquivamente la identidad del Él.
    Sobre todo por que le sirve una mujer...
    Serán los tintos que llevo ya acumulados estas Navidades,
    que me tendrán atrofiado el "sentío".

    ResponderEliminar
  4. Me gusta lo del Sol de Medianoche. Creo que se trata del gran papá, El Papa.
    A ver que premio me toca... si he acertado.

    ResponderEliminar
  5. Lo he entendido mucho mejor con la clave que ha dado Mona. Muy bueno, José María. Espero continuación...

    ResponderEliminar
  6. El Papa solo tiene hombres a su alrededor... (creo yo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que no. El actual Pontífice tiene un pequeño grupo de monjas que le cuidan. Me parece recordar que es una monja alemana la que está al frene. Pero ya sabes, no me hagas mucho caso.

      Eliminar
  7. A ver, yo también me voy por la vertiente religiosa, pero también pudiera ser el trato del amo con una criada a jornada completa. Existe, por desgracia, gente muy pagada de sí misma que piensan que el mundo no existe sin ellos, creyéndose indispensables. Él, blanco, la sierva, negra. Él el creador, ella, a veces, nada. Él, necesitado de atenciones, ella es un derroche de ellas. Quizá sea un relato de complementos, una visión de que incluso el poderoso necesita de los cuidados de los miserables. Porque realmente, ¿qué haríamos nosotros solos en el mundo? Nada...

    José María, no te conviertas en un poeta profundo a no ser que lo que hayas propuesto aquí sea sólo un quiz literario a ver quien es el que da la interpretación más equivocada. ^_^.

    Saludos y buen comienzo de semana para todo el mundo.

    ResponderEliminar