viernes, 31 de enero de 2014

Déjame contemplarte

Déjame contemplarte
con el pelo mojado de verano,
el misterio de Marte,
el olor del manzano
y la magia de un puente veneciano.

A estas alturas sabes
que es posible vivir sin respirar
de tu boca el jarabe
de la espuma del mar,
pero se vive en la barra de un bar

soñando con tus besos
en copas tan vacías de tu encanto
como llena de excesos.
Conviértete en mi manto,
en ojos negros que me abrigan tanto

los grados bajo cero
de la noche polar de tu ausencia,
que hiela los te quiero,
que aviva la dolencia,
si no existe el milagro de tu esencia.

miércoles, 29 de enero de 2014

Tengo el alma preparada


Tengo el alma preparada
y envuelta en besos que buscan
tu mejilla cuando llegas
y es tu risa la que alumbra
nuestra mesa humilde en cosas,
rica en amor y ternura.
Tengo el alma preparada
para que brille la luna
de tu sonrisa perfecta
en olas de mar y espuma,
un hechizo poderoso
que abrazamos, que nos cura
del pensamiento perverso
que sobra en tu noche pura
cuyo tiempo de cristal
son segundos de fortuna
en el corazón del puente
que hacia ti me lleva y junta.
Tengo el alma preparada,
por ti llena de locura;
preparada para amarte
y no descuidarte nunca.

martes, 28 de enero de 2014

Un nuevo viaje

Tus ojos han llenado mi paisaje
de lunas nuevas llenas de armonía.
Se fue la oscuridad que me perdía,
cuando el dolor llenaba mi equipaje.

Conquistarte supone un nuevo viaje;
sin dudarlo entro dentro del tranvía
para buscar la luz del feliz día
donde el aire de mi alma en tu alma encaje.

Porque merece la pena luchar
por tu amor en el curso de mil vidas,
lucharé cuanto sea necesario.

Escribiré tus versos en el mar
de tu piel donde sanan mis heridas,
donde vuelve a brillar mi abecedario.

lunes, 27 de enero de 2014

Cuento inverso

Hoy un quiero contar un cuento
que acabó cuando empezaba,
fue tras el beso primero
y las últimas palabras
que el felices para siempre
fue mentiras y patrañas.
Pudo ser un cuento bello
de princesas y de hadas,
de lecciones aprendidas,
de finales que descansan
en la noche de un abrazo
con estrellas hechas de agua,
y un balcón hecho de cielo
y de setos y lavanda.
Pero cuento un cuento inverso
"Érase una vez que acaba"
cuando el beso se produjo,
fue que enseñaste tu cara
y yo enseñé mis errores
y descuidos regalaba.
No supiste comprender
el tormento de mi alma
ante tantas exigencias
que tu voluntad sumaba
pues sin tiempo para mí
más aún me reclamabas.
Éramos buenos amigos
en la historia hoy olvidada
de que los besos primeros
hacen resurgir la magia...
pero al darle el primer beso
mi princesa se hizo rana.

miércoles, 22 de enero de 2014

Ellos, Escarlata (El, Blanco)

Anoche se durmió con un suspiro agónico, arrastrado, seguido de una exhalación tibia, pensé por un momento que se me moría. Solo Dios conocerá sus sueños, yo los intuyo. Él, Blanco, envuelto en su sábana de lino blanco, se agita en sus sueños como un barco pequeño en un mar enfurecido. Yo lo observo delirar desde mi sumisión, sentada en la penumbra junto a su cama de príncipe, desde el absoluto silencio de una esclava. A mi espalda, una ciudad ya en la oscuridad plena, se obstina en desobedecerle, y hasta peca con furia. Y cuando ya la negrura de las farolas ni siquiera alcanza Su habitación, me retiro ligera con miedo a las sombras.
Huyo.

Atravieso con prisa las salas, seis en total, hasta llegar a mí reducida habitación, sé que me observan y me siguen con la mirada Ellos, los antecesores de Blanco, los que hicieron sufrir a la ciudad. En cada salita a varios, y todos me preguntan, me persiguen, me clavan los ojos de la condena, sus ropajes hinchados los convierten en seres mágicos, como de otros tiempos, pero sus cuerpos agrietados ya descansan en las tumbas de los sótanos del palacio. 
El infierno.

Y yo me pregunto una y otra vez: ¿quién me alivia a mí? Él, blanco, sufre, muere en privado. Y finge que sufre, que muere, ante el mundo que lo aclama. Mi sufrimiento no existe, es más humano, es una crucifixión callada, de sierva sin palabras.
No muero.

Hoy es domingo y Le vestiré con sus mejores ropas para que lo bajen al templo. Ahí se sentirá poderoso, un Dios todo de blanco, un blanco teologal, infinito, y hablará en el idioma en que se entienden sus hombres de Escarlata, el latín. A la vuelta subirá acompañado por uno de los suyos, el designado, se recluirán en la salita que abre su ventana a las colinas y pasarán el resto del día aquí arriba, en el Apartamento. Yo me haré la sorda, y el mundo seguirá pecando y Él seguirá sufriendo, muriendo, arrastrando sus pies por la antesala de la eternidad, su blanca y suave eternidad. Ya conoce cada peldaño de las escaleras de piedra que desembocan en los sótanos donde descansan los Otros. El los acompañó allí abajo, uno a uno, todos blancos. Con sus zapatos de cordones, y piel negra abrillantada.
Santos.

Y volverá a caer la tarde opaca, como acaban cayendo todas las cruces clavadas en los camposantos. Volverá a llegar la gran noche, la que teme Blanco, la que yo espero en silencio. Y gemirá en su cama de lino, se retorcerá ante mi mirada, suspirará con suspiros de muerto, los que espera la ciudad.

Los Escarlatas, ronroneando como viejos cuervos, esperan su amanecer helado, arrastrando sus ropajes de seda sobre los temidos suelos de los soportales. Con los mismos zapatos negros, asomando sus puntas brillantes. Van por parejas, velando sus almas desaparecidas, esperando ser llamados para ocupar el Apartamento y sus seis salas llenas de fantasmas. Y aquí les esperaré yo. 
Sin morir, callada.

martes, 21 de enero de 2014

Latidos claros

Dejo en cada latido una letra transparente,
mensajes que se leen en cualquier dirección
sin ensuciar paredes con mala ortografía,
sin procurar robar a la estrella su fulgor.

Latidos de un sentido de una sola lectura
fuera del laberinto del maquillaje falso
para esconder miserias que acabarán saliendo
cuando baje la guardia el anochecer cansado.

Pongo mi ser encima y la mesa de tus ojos
mira la transparencia de algo que no se borra,
se pintan dudas lógicas en iris de ensueño
y cuya solución dará el paso de las horas.

No pretendo enredarte buscando las metáforas
que me impidan ser yo para regalarte sueños
en el tren de la vida que te ofrezco alcanzar
y pasos que se alarguen conforme pase el tiempo

Dejo en cada latido un mensaje claro y limpio
y amanecer desnudo de máscaras que tapen
blancos que no son negros en futuros cercanos,
la luz de la mañana sigue firme en tu tarde.

domingo, 19 de enero de 2014

Un coup du dimanche (homenaje a Mallarmé)

                                                         

Pasan los domingos, se evaporan, son aire
llegan, te acarician, te rozan con su aliento
¿qué haces que no los inspiras                    ?
¿qué                     escribir                        intento?
Abres tu cuaderno de páginas en
Miras a la calle tranquila, que duerme
Y se va               , se va, como tu postura
Piensas
                    PROFUNDA
                                                   Tinta
                                                             OSCURA
                                                                                    (tortura)

Escribe, algo, lo que,                        HACIENDO COSAS
pero no pienses,         no      , solo pasa tu
sobre el papel                                    ,virgen

TU VIDA
                  novela de otros
                                               no funciona                     
                                                                  te ata
cómo escribirías cualquier cosa, de otro mundo?
                                                                                                                        Y TE DELATA

                              

viernes, 17 de enero de 2014

Balcones de Verona


Los balcones de Verona,
a dónde vuelan los versos,
se reencarnan en Julieta,
se reencarnan en Romeo
y en el hechizo profundo
de tus dos ojos flamencos.
No quedan luces ni cámaras,
y nada se ve a lo lejos;
los fantasmas del Adigio
dan comienzo a su gobierno
mas se paran a escuchar
a la sangre de mis versos
que sube con las alondras
a tocar tu pelo negro.
Has bajado del balcón,
sabes que no soy Romeo
y yo sé que mi Julieta
es mi verdad y no un cuento,
pero hacer este papel
ha acercado nuestros cuerpos
que se bañan en el Garda
con las estrellas del cielo
y tatúa en nuestra piel
la emoción de este momento
que no olvidaré en mi vida
pase lo que quiera el tiempo.
Fue el balcón de Julieta
el que presenció el encuentro,
el chocar de nuestros labios
Capuletos y Montescos.

jueves, 16 de enero de 2014

No dudes


Quizá marchiten flores en el ramo
y el beso que me diste se haga duro.
Quizá mañana dude el que seguro
está de caminar el mejor tramo.

Mas no dudes que en la noche te llamo,
que tu nombre es la voz del canto puro.
Podrá apagarse el sol en el futuro,
pero no dudes nunca que yo te amo.

Quizá la madreselva cambie a rosa,
que los rockeros canten un bolero
con el arpa en la noche silenciosa.

Quizá cambien las cosas que prefiero,
cambiará el mundo menos una cosa...
pues sin dudas, no dudes que te quiero.

martes, 14 de enero de 2014

UNA NUEVA LUZ


 
Ella intentaba salir pero al hacerlo sentía que el aire no llegaba a sus pulmones, algo le estrangulaba. No entendía lo que ocurría. Sus pequeños ojos cerrados se removían inquietos buscando en la oscuridad algo que le guiara. Entonces lo vio. Un agujero a lo lejos, con una luz que se apagaba y encendía. Un túnel negro muy negro era su vía de escape,  y ese era el camino a recorrer, pensó.

Se lanzó con fuerza. La primera vez no lo logró, algo la engullía de nuevo  cuando  casi iba a alcanzarlo. En la segunda sintió un fuerte tambaleo y cabeceo que le provocó un retroceso. Finalmente, volvió a intentarlo. Esta vez sintió que una fuerza nueva le empujaba a hacía la salida. Su cabeza casi veía ya el exterior de ese nuevo mundo.  Abrió los ojos y sintió como todo su cuerpo era arrojado fuera. Tenía mucho frió.  De sus pulmones salió un lamento, un grito desesperado y sintió que algo tibio la envolvía. Había dejado su hábitat para emprender una nueva aventura. La aventura de nacer.
 

Kika PS DICIEMBRE 2013

lunes, 13 de enero de 2014

No te dije mi nombre


Andabas el camino lento del sol,
tú, luna fría y rauda del callejón
amabas resbalando por mi cara.
Buscas al desconocido que lloró,
lloras el día callado de calor.

Recorre las noches blancas de tu amor
toca en la puerta grande de la plaza
se me olvidó decirte mi nombre, Ney,
ni en las horas rojas del anochecer,
me encontrarás solo si pronuncias Ney.
Lo oirás en todos los patios, Taksimi.

Ni todas tus lágrimas secas al sol
que aún lanzando tus piedras de rabia
no abrirán el portón si no dices quien,
ni paseará la luna ni caerá el sol
ni el mediodía será un azulejo.
Busca, nombra, baila, nubla, arroja
grita Ney Taksimi, llora mi nombre.
Loca por las esquinas, loca mía,
busca mi muro, sáltalo, búscame
seca la fuente, mata la noche, Ney
desgarra mi nombre, Ney, Ney Taksimi.

sábado, 11 de enero de 2014

Soñar

Metiendo tu soñar en la nevera
tus sueños no podrán seguir creciendo,
así que mete lo que estés sufriendo
y déjalo olvidado en la primera

parada de la nueva primavera
que las flores te irán enloqueciendo,
porque su color va a seguir viviendo,
el tiempo corre, vuela y no te espera.

Saca las dosis grandes del embrujo
y del arte que guardas en tu alma
y derrámalo todo alrededor.

Si fuera necesario, yo te empujo
por los acantilados de la calma...
¡qué despierte tu duende soñador!

viernes, 10 de enero de 2014

El invierno de los ahoras

Te extrañaré tan pronto, 
como extraño ya la ausencia 
de tus verdes, de tu instante. 
Pero no llegaré a acostumbrarme al silencio, 
al escarnio ya presente 
de esos vecinos vigilantes.

Ya colgué los sueños compartidos 
en las noches de otoño, 
esas noches de ventanas cerradas, 
de agua violenta 
que resbala lenta, lenta.. 
por el cristal de la oscuridad temprana. 
Ya tiré tu toalla, 
húmeda, de sudores amargos, 
y puse a lavar mi soltería, 
de suave rizo americano, que tanto detestabas.

Y en el invierno de los ahoras 
juego al optimismo desde la madrugada, 
con la mirada rara del enero imperfecto, 
ese mes futuro, que llegará algún día silbando, 
aún por sorpresa, 
aún sin saber cuando. 
Tocarás, vencida, en la puerta, 
tres suspiros suaves, tres alientos con tu suave mano.

Y serás como te vi en los sueños, 
como antes, 
igual que nuestra rutina de pisadas amplias, 
serás como hablar del silencio, 
como calmar el ansia de nada, 
serás flotar sin agua. 

Como llegar a una ciudad amable, 
con avenidas de olvido, 
(creo que ya te extraño) 
te moverás en el tranvía de mi práctica jornada.
Aparecerás vital, 
abrirás todas las ventanas, 
y chillarás al mar, 
loca, loca volverás.

Entonces mi bicicleta alada volará 
por los carriles de tu ausencia, 
junto al ruido de las olas planas, 
y volverá febrero, volverá
Será otro invierno de frenadas de sal sobre el albero. 

Reinarás en el aire, igual que una mirada.


miércoles, 8 de enero de 2014

Guardando la Navidad

La Navidad se ha ido.
Las bolas multicolores
duermen su sueño tranquilo
en sus cajitas doradas.
Los muñequitos alegres,
del abeto han descendido
y han cerrado, esos sus ojos
donde guardan,
las ilusiones del niño,
que todos llevamos dentro
y que ellos, al sonreírnos,
despiertan en esos días;
ese regalo sencillo,
que ilumina nuestras vidas
con el recuerdo encendido.

sábado, 4 de enero de 2014

He dormido y he soñado que besaba tus labios

He dormido y soñado que besaba tus labios.
Tu gorrito de lana púrpura esconde el negro
capaz de sumar luz al pozo más tenebroso
de vacío y dolor y dejarlo de paz lleno.
Te acercaste despacio y tu cola de caballo
danzaba con las notas que tocaban los vientos,
en una habitación cerrada para los dos
me diste el beso mil pero lo sentí el primero.
Eres neologismo pendiente en mi lenguaje
superlativo escaso de vocablos perfectos
para llamar a las cosas por su nombre exacto,
tu fuego fue mi fuego, tu beso fue mi beso
borrando una idea hasta entonces equivocada
siendo revelada en el transcurso de un sueño...
que da la plenitud del océano tranquilo,
que ofrece la mirada de tus dos ojos negros.
He dormido y soñado que besaba tus labios
y entonces, el latido de vida se hizo cierto.

miércoles, 1 de enero de 2014

Vuelos



          Servilleta atardada Nº 10   

                         Plovdiv, Bulgaria

He vuelto, dije a mi madre
       al verla sentada
       debajo del árbol viejo
       donde membrillos maduros
       desprendían olor de otoño.

He vuelto, dije a mi marido
      al verle esperándome
      debajo del reloj oxidado
      donde turistas pasaban
      enamorados de Andalucía.
            
                            Marbella, España