sábado, 4 de enero de 2014

He dormido y he soñado que besaba tus labios

He dormido y soñado que besaba tus labios.
Tu gorrito de lana púrpura esconde el negro
capaz de sumar luz al pozo más tenebroso
de vacío y dolor y dejarlo de paz lleno.
Te acercaste despacio y tu cola de caballo
danzaba con las notas que tocaban los vientos,
en una habitación cerrada para los dos
me diste el beso mil pero lo sentí el primero.
Eres neologismo pendiente en mi lenguaje
superlativo escaso de vocablos perfectos
para llamar a las cosas por su nombre exacto,
tu fuego fue mi fuego, tu beso fue mi beso
borrando una idea hasta entonces equivocada
siendo revelada en el transcurso de un sueño...
que da la plenitud del océano tranquilo,
que ofrece la mirada de tus dos ojos negros.
He dormido y soñado que besaba tus labios
y entonces, el latido de vida se hizo cierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario