sábado, 11 de enero de 2014

Soñar

Metiendo tu soñar en la nevera
tus sueños no podrán seguir creciendo,
así que mete lo que estés sufriendo
y déjalo olvidado en la primera

parada de la nueva primavera
que las flores te irán enloqueciendo,
porque su color va a seguir viviendo,
el tiempo corre, vuela y no te espera.

Saca las dosis grandes del embrujo
y del arte que guardas en tu alma
y derrámalo todo alrededor.

Si fuera necesario, yo te empujo
por los acantilados de la calma...
¡qué despierte tu duende soñador!

8 comentarios:

  1. que bonito, Juanjo! Voy a vaciar mi nevera y a despertar mi duende soñador....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A qué se vive mucho mejor así? ¡Gracias, Rajoy, por subirnos la luz para tener que desenchufar la nevera!

      Eliminar
  2. me encanta Juanjo, sobre todo el acantilado de la calma....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Donde se ha puesto una tienda de campaña para el que la necesite. Yo de ahí no me muevo ^_^.

      Eliminar
  3. El final de tu poema me ha sonado como mi despertador a las siete de la mañana, pero lo tuyo es más poético Juanjo. Yo no sé cómo lo puedes hacer , cómo metes un sueño en la nevera y lo sacas y lo mezclas con unas dosis de embrujo ? , eso no será de Hacendado ??, sea lo que sea sabe magnífico !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacendado tiene precios bajos siempre y en cuento a sueños, yo no escatimo en gastos. La gente conserva todo en la nevera con la esperanza de conservarlo tal y como está. Yo acabo de inventarme una oferta en honor al Carrefour, un 2x3 en sueños y un 2x3 en embrujo, se coge una palabra que le haya robado a cualquier flor y se agita todo en una mezcla que al menos para el que escribe, es irresistible. ^_^.

      Eliminar