martes, 14 de enero de 2014

UNA NUEVA LUZ


 
Ella intentaba salir pero al hacerlo sentía que el aire no llegaba a sus pulmones, algo le estrangulaba. No entendía lo que ocurría. Sus pequeños ojos cerrados se removían inquietos buscando en la oscuridad algo que le guiara. Entonces lo vio. Un agujero a lo lejos, con una luz que se apagaba y encendía. Un túnel negro muy negro era su vía de escape,  y ese era el camino a recorrer, pensó.

Se lanzó con fuerza. La primera vez no lo logró, algo la engullía de nuevo  cuando  casi iba a alcanzarlo. En la segunda sintió un fuerte tambaleo y cabeceo que le provocó un retroceso. Finalmente, volvió a intentarlo. Esta vez sintió que una fuerza nueva le empujaba a hacía la salida. Su cabeza casi veía ya el exterior de ese nuevo mundo.  Abrió los ojos y sintió como todo su cuerpo era arrojado fuera. Tenía mucho frió.  De sus pulmones salió un lamento, un grito desesperado y sintió que algo tibio la envolvía. Había dejado su hábitat para emprender una nueva aventura. La aventura de nacer.
 

Kika PS DICIEMBRE 2013

3 comentarios:

  1. Este micro refleja muy bien tu nuevo estado. Felicidades, por las dos cosas.
    (por cierto Kika, en tus comentarios a mis textos siempre me dices que te transporto, qué te parece si te vendo un bono y te sale más económico? jejeje, un beso

    ResponderEliminar
  2. Pronto podrás escribir las sensaciones que se viven una vez se haya salido del túnel y comenzar una aventura tan bonita como nacer. La protagonista estará encantada de revelarte sus experiencias, estoy seguro ^_^.

    ResponderEliminar
  3. Creo que nadie recuerda el momento del nacimiento. Pero tu lo has descrito con mucho detalle.
    A mi este mini relato me produce una cierta angustia. Como dice Juanjo pronto se dará cuenta de lo bonito que es vivir, al salir del túnel

    ResponderEliminar