viernes, 10 de enero de 2014

El invierno de los ahoras

Te extrañaré tan pronto, 
como extraño ya la ausencia 
de tus verdes, de tu instante. 
Pero no llegaré a acostumbrarme al silencio, 
al escarnio ya presente 
de esos vecinos vigilantes.

Ya colgué los sueños compartidos 
en las noches de otoño, 
esas noches de ventanas cerradas, 
de agua violenta 
que resbala lenta, lenta.. 
por el cristal de la oscuridad temprana. 
Ya tiré tu toalla, 
húmeda, de sudores amargos, 
y puse a lavar mi soltería, 
de suave rizo americano, que tanto detestabas.

Y en el invierno de los ahoras 
juego al optimismo desde la madrugada, 
con la mirada rara del enero imperfecto, 
ese mes futuro, que llegará algún día silbando, 
aún por sorpresa, 
aún sin saber cuando. 
Tocarás, vencida, en la puerta, 
tres suspiros suaves, tres alientos con tu suave mano.

Y serás como te vi en los sueños, 
como antes, 
igual que nuestra rutina de pisadas amplias, 
serás como hablar del silencio, 
como calmar el ansia de nada, 
serás flotar sin agua. 

Como llegar a una ciudad amable, 
con avenidas de olvido, 
(creo que ya te extraño) 
te moverás en el tranvía de mi práctica jornada.
Aparecerás vital, 
abrirás todas las ventanas, 
y chillarás al mar, 
loca, loca volverás.

Entonces mi bicicleta alada volará 
por los carriles de tu ausencia, 
junto al ruido de las olas planas, 
y volverá febrero, volverá
Será otro invierno de frenadas de sal sobre el albero. 

Reinarás en el aire, igual que una mirada.


8 comentarios:

  1. Me da que alguien echa de menos a la primavera ¿o quizá al verano?

    Me quedo con esto sin duda: El agua que resbala lenta por el cristal de la oscuridad temprana y el que llega a una ciudad amable llena de avenidas del olvido, quizá para recomenzar el ciclo, quizá para empezar de nuevo y diferente, quizá para ser olvidado.

    Me ha gustado leerlo, JM. Y la sensación que se ha quedado ha sido agradable. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuanto me alegra Juanjo! gracias,

      Eliminar
    2. Para que luego digan que no se ha acabado la crisis:
      Las sencillas bicicletas rojas ahora son aladas...

      Eliminar
    3. No es la bicicleta, es la poesía la que me hace volar!

      Eliminar
  2. Poeta o relatista, relatista o poeta? Hoy me quedo con el poeta. Enhorabuena por este poema tan bello.

    ResponderEliminar
  3. No me extraña tu confusión, ¡ni siquiera yo lo tengo claro!, gracias por tu comentario, me alegra que hayas disfrutado del poema, XX

    ResponderEliminar
  4. José María, me ha transportado a "carriles de tu ausencia" y "avenidas de olvido" y "ventanas cerradas" me ha gustado mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por ser tan buena gente. Besos

      Eliminar