jueves, 20 de febrero de 2014

Siénteme

Siénteme más allá
de la piel que hoy recibe una mirada.
Siente mi voz que va
ígnea y apasionada
y busca la emoción estacionada

en parkings de costumbres
y olvidan las caricias de rutina
un segundo en las lumbres,
permitiendo a la ruina
manchar complicidades cristalinas.

Siénteme en lo invisible
del inmenso deseo de abrazarte
sin que sea posible.
Siénteme en cualquier parte,
por ser la luz, no dejo de pensarte.

viernes, 7 de febrero de 2014

Tanto escribo


Tanto escribo que pierdo la esperanza.
Palabras que no rompen lejanías,
lejanías que crecen con los días
del tiempo que se pierde en la añoranza.

Inventar el pasado no me alcanza
a cambiar el futuro de luz fría
y el presente se me ahoga en las rías
que hoy lo borra todo con su danza.

Y me deja a las puertas de un camino
nuevo, desconocido, solitario,
con días de aprender, noches de vino

y recuerdos que ya no son sicarios.
Tanto escribo que escribo mi destino
en cada hoja del nuevo calendario.

jueves, 6 de febrero de 2014

Preguntas

¿Qué se siente al despertar
y mirarte de perfil
una mañana de abril
entre las olas del mar
con tu nadar de sirena
dando grados a la arena?
¿Qué sería el suspirar
por mirar tus dos luceros
una noche bajo cero
si te dejas abrazar
por mis brazos temblorosos
en tu embrujo poderoso?
¿Cómo sería nacer
del azúcar de tu vientre
y quedarme hasta que entre
una rosa a florecer
la sonrisa más bonita
que tu boca no marchita.
¿Cómo sería la luna
vista a través de tus ojos
lleno de hermosos sonrojos
compartiendo la fortuna
de estar contigo un segundo
en cualquier parte del mundo.
¿Qué serían las estrellas
sino dientes de tu boca
que estremece, que provoca
las sensaciones más bellas
que pasean por mi pecho
cuando estoy bajo tu techo?

miércoles, 5 de febrero de 2014

Momento

Me abrazo a tu palabra y mi camino
se vuelve una pendiente descendente,
donde el corazón grita lo que siente
con el amor de un sueño peregrino,

que ama, que busca hallar a su destino
y cuando lo halla el amor se hace urgente,
y mi sur, bajo vientos de relente
a tu sur, da una luna de oro fino.

Te beso con el alma de una estrella,
me besas con el alma de un lucero
y la noche te envidia por ser bella.

Y yo sé que este amor no es pasajero
si la noche del sur muestra y destella
los versos que te dicen que te quiero.

                                                                                              06/09/2011

martes, 4 de febrero de 2014

Día mundial contra el cáncer

¿Cómo lucha lo invisible
cuando no existe llegada?
Y pensando que es inútil
voy a escribirte una carta
en nombre de los vencidos
por los golpes de tu espada.
No hace falta que te diga
que sobra valor y agallas
que te hacen perder guerras
y hoy son menos las que ganas.
Quiero decirte que pienso
en las gentes allegadas
a las que has dado la mano
podrida de miedo y lágrimas
para llevarlos de viaje
en un réquiem de campanas.
Alguna vez me pregunto
por qué el poder que barajas
no hace curas de humildad
en esta tierra inhumana
llenas de necios estúpidos
que pretenden cortar alas
a los que tienen los lápices
y escribir con letra clara
ese final tan hermoso
que se espera en la esperanza.
Hoy, por eso lo poemas,
las canciones y palabras.
Y las voces y el dolor,
la sonrisa y la plegaria,
las noches de velatorios
y de aquellos que en su cama
luchan con todas sus fuerzas
y a sus latidos se abrazan,
se juntan en el suspiro
con el que escribo esta carta,
se juntan en una voz
que unida hoy grita: ¡basta!

                                                                   A la memoria de Lourdes, Estela y mi tía. Y a todas las personas que emprendieron el viaje.

lunes, 3 de febrero de 2014

Cicatrices del recuerdo

Sopla brisa este otoño tan herido
como gotas de lluvia en su tormenta.
Sigo andando perdiendo al fin la cuenta
de los cortes que a mi alma han sometido.

Va el talgo dirección hacia el olvido
y aprendo que el dolor no se lamenta;
mejor se aprieta fuerte y se revienta,
que pinte cicatriz en lo vivido

y entre mis sueños y en lo que tanto amo
y en lo que lucho y en lo que muerdo y pierdo
y en tu respuesta cuando guardé el ramo

de rosas que por miedo no recuerdo.
Y quién sabe si al dártelo, tu tramo
estaría en mi pecho al lado izquierdo.

domingo, 2 de febrero de 2014

El reloj de tu mirada


El reloj de tu mirada
es el dueño de mi tiempo,
que se para en tu presencia
suspirando los momentos
que acaricias con tus ojos
llenos de colores nuevos,
como tus atardeceres,
tan íntimos y secretos.
Nos sentamos en la tarde,
la complicidad del viento
le da cuerda a mi mirada
resbalando por tu cuello,
e imaginando el sabor
que podrá tener su beso.
Y luego llega la noche,
mi alma tiembla de deseo,
a pesar del aire frío,
más incluso que mi cuerpo,
que, temblando sin final,
 se consume a fuego lento.
Por la luz de tu mirada
las campanas van al cielo
y cuando la luz se apaga
ha llegado mi momento
de rendirte a la locura
y dejarte sin aliento
con besos interminables
de tus pies a tus cabellos.
Como el rojo de tus labios,
el sol se pinta en el cielo,
y tu cuerpo entre las sábanas
es el lienzo mejor hecho
que he podido contemplar,
museo de amor eterno.
Abres suave la ventana,
das la libertad al silencio,
y dibujas tu sonrisa,
yo te digo que te quiero,
y el reloj de tu mirada
se para, porque es tan bello
ver el sol amanecer
en la danza de tu pelo.