lunes, 3 de febrero de 2014

Cicatrices del recuerdo

Sopla brisa este otoño tan herido
como gotas de lluvia en su tormenta.
Sigo andando perdiendo al fin la cuenta
de los cortes que a mi alma han sometido.

Va el talgo dirección hacia el olvido
y aprendo que el dolor no se lamenta;
mejor se aprieta fuerte y se revienta,
que pinte cicatriz en lo vivido

y entre mis sueños y en lo que tanto amo
y en lo que lucho y en lo que muerdo y pierdo
y en tu respuesta cuando guardé el ramo

de rosas que por miedo no recuerdo.
Y quién sabe si al dártelo, tu tramo
estaría en mi pecho al lado izquierdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario