martes, 4 de febrero de 2014

Día mundial contra el cáncer

¿Cómo lucha lo invisible
cuando no existe llegada?
Y pensando que es inútil
voy a escribirte una carta
en nombre de los vencidos
por los golpes de tu espada.
No hace falta que te diga
que sobra valor y agallas
que te hacen perder guerras
y hoy son menos las que ganas.
Quiero decirte que pienso
en las gentes allegadas
a las que has dado la mano
podrida de miedo y lágrimas
para llevarlos de viaje
en un réquiem de campanas.
Alguna vez me pregunto
por qué el poder que barajas
no hace curas de humildad
en esta tierra inhumana
llenas de necios estúpidos
que pretenden cortar alas
a los que tienen los lápices
y escribir con letra clara
ese final tan hermoso
que se espera en la esperanza.
Hoy, por eso lo poemas,
las canciones y palabras.
Y las voces y el dolor,
la sonrisa y la plegaria,
las noches de velatorios
y de aquellos que en su cama
luchan con todas sus fuerzas
y a sus latidos se abrazan,
se juntan en el suspiro
con el que escribo esta carta,
se juntan en una voz
que unida hoy grita: ¡basta!

                                                                   A la memoria de Lourdes, Estela y mi tía. Y a todas las personas que emprendieron el viaje.

7 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡¡Gracias!! Un granito de arena más para seguir esperando en la esperanza.

      Eliminar
  2. lo más triste es que haya gente que lucre tanto con eso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a esos me refiero con la cura de humildad, que los que juegan a ser dioses deberían de tener algún susto para que sé den cuenta de lo que están haciendo. No creo que esto sea desearle algo malo a nadie, es simplemente, que existiese alguna pizca de justicia y vieran que su ánimo de lucro es tan efímero como nuestro paso por la tierra.

      Gracias por tu tiempo Nele.

      Eliminar
  3. Muy buen poema, todos tenemos que ser solidarios.

    ResponderEliminar