miércoles, 5 de febrero de 2014

Momento

Me abrazo a tu palabra y mi camino
se vuelve una pendiente descendente,
donde el corazón grita lo que siente
con el amor de un sueño peregrino,

que ama, que busca hallar a su destino
y cuando lo halla el amor se hace urgente,
y mi sur, bajo vientos de relente
a tu sur, da una luna de oro fino.

Te beso con el alma de una estrella,
me besas con el alma de un lucero
y la noche te envidia por ser bella.

Y yo sé que este amor no es pasajero
si la noche del sur muestra y destella
los versos que te dicen que te quiero.

                                                                                              06/09/2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario