martes, 11 de marzo de 2014

MOMENTOS DE LOCURA


−¿Por qué?, ¿por qué?, ¿por qué?, ¿por qué? −gritaba María.

El aire henchía su camisón y alborotaba su melena negra.

Vio aterrada como una mancha gris se abalanzaba sobre ella.

Y, tras un fugaz estallido de dolor, vino el silencio.

Asomado a una ventana de la Torre de Madrid, Federico también
se preguntaba  «¿Por qué?», mientras contemplaba, 27 pisos más
abajo, el borrón blanco orlado de rojo.

−Un momento de locura, lo tiene cualquiera −se dijo.


Cerró la ventana, se sirvió una copa de vino y encendió un cigarro.

1 comentario: