jueves, 8 de enero de 2015

Sobre el paso final.

Todas las noches le mandaba un mensaje. Le decía que era lo más bonito del mundo y la princesa de su reino. Llegó incluso a dedicarle un libro entero con la obra de su vida.

Pero olvidó pronunciar las palabras mágicas que abren las historias imposibles.

1 comentario:

  1. El miedo al rechazo: ¿habrá algo más humano que eso? Lo dudo.

    ResponderEliminar